Autor: Sergi Merino Navarro

Los GT3, la categoría de moda

Los GT3 parecen ser la categoría de moda estos útlimos años. Ver las mejores marcas competir en igualdad de condiciones es todo un espectáculo.

Desde hace ya unos años, las carreras de GT están de moda. Trepidantes carreras en las que los buques insignia de muchos fabricantes compiten cuerpo a cuerpo en la pista con otras marcas, rivales en el apartado comercial. Ferrari, Lamborghini, Audi, Mercedes… las grandes marcas de lujo ponen sobre la pista a sus mejores y más radicales monturas para luchar por la hegemonía en competición y con suerte traducirlo en más ventas y beneficios empresariales. Los GT3 son la forma perfecta de que estas marcas puedan medirse entre ellas.

Casi todos los constructores de lujo apuestan por crear versiones para circuito de algunos de sus mejores modelos, pues hacerlos competir entre ellos es un gran escaparate para la marca. Tras unos años en los que aparecieron algunos campeonatos bajo los reglamentos de GT1 y GT2 que no llegaron a prosperar como se esperaba, por sus elevados costes, al final ha sido el GT3 el más extendido a nivel mundial. En el caso de GT1 y GT2 se permitía un uso mayor de materiales exóticos y modificaciones sobre los coches de serie, lo que encarecía los costes. En cambio, en el GT3, se debe mantener una mayor relación entre el coche de calle y el de competición.

Al haber menos diferencias entre el coche de producción y el de competición, los fabricantes se enfrentan a unos gastos algo más contenidos. La fibra de carbono y los nuevos materiales exóticos ya son habituales en los deportivos comerciales, así que la inversión a la que debe hacer frente un equipo para poder competir toda una temporada, es menor que en el caso de campeonatos, teóricamente, superiores, como era el caso del GT1 y el GT2. Además ese parecido entre las unidades de calle y de competición representa una mayor reciprocidad entre ellos. Así el trasvase de tecnología del circuito a la calle es mejor, lo que a la larga beneficia a los conductores en la calle.

GT3 en la recta
Aunque fueron concebidos como la tercera categoría por detrás de GT1 y GT2, han conquistado el mundo con su relación entre prestaciones y costes. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

El reglamento FIA GT3 se basa en coches de tipo “grand tourer” de corte deportivo, preparados para competición. Para que un coche sea homologado, debe haberse fabricado un mínimo de 20 unidades en 24 meses, desde la fecha de homologación, para venta al público. Una vez cumplida esta norma hay libertad casi completa para el tipo de motorización y configuración del coche, siendo obligatoria la tracción sólo en las ruedas posteriores y un peso de entre 1200 y 1300 Kg. Además los motores que se usen deberán desarrollar entre 500 y 600 cv.

 A todos los coches se les aplica el conocido “Balance of performance” o BoP, para limitar su relación peso-potencia o su aerodinámica, entre otros factores, y así favorecer la igualdad entre las diferentes marcas y evitar que alguna de ellas consiga demasiada ventaja sobre el resto. Todos los coches deberán llevar ABS, control de tracción y el sistema  conocido como “air-jack”. Esta igualdad entre coches nos lleva a ver carreras en las que se enfrentan sobre la misma pista y en igualdad de condiciones coches tan diferentes en las calles como el lujoso y pesado Bentley Continental GT3 o el ligero y radical Porsche 911 GT3 R.

Curva 10 Blancpain
La variedad de marcas y modelos en la parrilla hace que la competición entre marcas sea feroz. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Los hermanos pequeños de las bestias del GT3 se pueden medir en la categoría GT4, en la que coches menos potentes y con más componentes de serie, enfrentarán también a la mayoría de marcas de deportivos en multitud de campeonatos alrededor del globo. A veces incluso compartiendo pista con sus hermanos mayores, en campeonatos en los que a veces coinciden sobre el asfalto para mejorar, todavía más, el espectáculo para el espectador.

Medidas de seguridad estándar para todos, rendimientos muy parecidos, sonido de motores de gran cilindrada y batallas increíbles sobre la pista hacen que los campeonatos con coches GT3 estén de moda. Los coches carrozados permiten batallas más agresivas sin acusar tanto los toques, lo que hace que la competición sea feroz. Campeonatos como el GT World Challenge o el International GT Open, entre otros muchos, llevan a estas increíbles monturas, basadas en coches de ensueño por los mejores circuitos del mundo para que las más grandes marcas del mercado luchen por la gloria.

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Photo of author

Sergi Merino Navarro

Aficionado desde pequeño a los motores, una visita al circuito de Montmeló me hizo querer más. Unos años después decidí dar un paso más e intentar transmitir el mundo del motor a través de palabras. Formado sobre el terreno con decenas de acreditaciones a eventos de ámbito nacional e internacional. Me podéis leer en El Acelerador, Efe.Uno y AFB Motorsport.