Autor: Sergi Merino Navarro

Valentino Rossi, en la selva del GT World Challenge

La primera carrera del GT World Challenge vio como Valentino Rossi debía enfrentarse a la selva de más de cincuenta GT3 congregados en Imola. El nueve veces campeón de Moto GP se movió bien dentro del habitáculo, aunque el caos de la carrera le jugó una mala pasada.

Durante este fin de semana, el Fanatec GT World Challenge ha disputado su primera prueba de 2022, y lo ha hecho en el mítico trazado de Imola. El circuito italiano ha sido el escenario de la primera cita del certamen, en formato Endurance, marcada por las interrupciones y por todas las dificultades a las que ha tenido que hacer frente Valentino Rossi. Una de los principales atractivos de la categoría esta temporada.

Y es que “The Doctor” se ha pasado a las cuatro ruedas a tiempo completo. Pues, aunque ya le habíamos visto subido en coches de competición antes, este año ha decidido afrontar su primera temporada con un calendario completo en automovilismo, coincidiendo con su retirada de Moto GP. Y si bien le habíamos visto coquetear con la Fórmula 1, con Ferrari y Mercedes, y con los WRC, llegando a disputar algunas pruebas del campeonato del mundo, al final ha decidido subirse al carro de los GT3.

Tras los test de pretemporada, en los que ya fue uno de los centros de atención, llegaba el momento de pasar a la acción y enfrentarse a la selva de coches que es el GT World Challenge Europe en su categoría de GT3. Tras mostrar un buen rendimiento en los entrenamientos libres y en las diferentes sesiones de calificación, el Audi R8 LMS Evo II GT3 #46 que comparte con Nico Müller y Frédéric Vervisch, partía desde la posición 15 de la parrilla de más de 50 coches inscritos en la cita italiana.

Valentino Rossi Imola
Tanto en las sesiones libres como en calificación, Rossi mostró un buen ritmo. Lo que permitió que su coche saliera desde la mitad delantera de la parrilla.

La carrera empezó con un incidente entre el Ferrari #83 de las Iron Dames y el McLaren #112 de JP Motorsport que interrumpía la carrera por primera vez. Y, al volver a la acción, lo hacía con un error del Audi #32 del Team WRT, que perdía el liderato en favor del coche #25 del equipo Saintéloc Junior Team. Por su parte, en la montura #46, Nico Müller se dedicaba a ganar posiciones y a empujar su Audi R8 hasta las posiciones de cabeza aprovechando los incidentes en pista. Y, tras casi una hora de carrera, llegaba el momento de las paradas.

Fue entonces cuando Rossi tomó el relevo y salió a pista para la tanda de mitad de carrera. Su ritmo se mantuvo firme durante todas las vueltas que disputó bajo bandera verde, pero un par de abandonos en pista forzaron, una vez más, que el coche de seguridad tomara las riendas de la carrera. Justo cuando éste se iba a retirar, el Bentley #107 embistió por detrás al Lambroghini #27, lo que hizo que se necesitara más tiempo para limpiar la pista y, por tanto, alargó la presencia del “safety car”.

Valentino Rossi GT World Challenge
Su «stint» estuvo plagado de banderas amarillas e incidentes. Pero Rossi supo minimizar errores y solo acusó su falta de experiencia en su paso por el «pit-lane».

Se iban a cumplir así las dos horas de carrera y era momento de volver a pasar por el carril de boxes. Y ahí es cuando la poca experiencia de Valentino Rossi en la selva de los GT le pasó factura. En el momento de su parada, entraron un gran número de coches a hacer lo propio, incluidos sus compañeros de equipo, que impidieron que pudiera ver bien a sus mecánicos, y por tanto pasó de largo de su garaje. “Vale”, tuvo que dar otra vuelta entera al circuito antes de poder volver a su “box” y efectuar, por fin, su parada. Y eso hizo que perdiera un gran número de posiciones

Tras eso, y no sin algún que otro incidente en la pista, fue Fréderic Vervisch el encargado de llevar el Audi #46 a casa y ver como sus compañeros de estructura se hacían con una merecida primera posición. El Audi #32; con Dries Vanthoor, Charles Weerts y Kelvin Van Der Linde al volante, fue el primero en ver la bandera a cuadros en el trazado italiano. Detrás de él, lo hacía el Mercedes AMG GT3 #88 de Mercedes-AMG AKKODIS ASP Team que Dani Juncadella compartía con Rafaelle Marciello y Joules Gounon. Y el tercer cajón del podio era, finalmente, para otro Mercedes AMG GT3: el #2 de AMG Team GetSpeed pilotado por Maro Engel, Luca Stolz y Steijn Schothorst. El #46 de “Il Dottore” se veía finalmente relegado a la decimoséptima posición.

Team WRT GT World Challenge
La victoria fue finalmente para el coche #32, también del Team WRT, que supieron gestionar bien su ritmo y estrategia para vencer.

La próxima parada del campeonato será en Brands Hatch. El mítico trazado inglés será escenario en esta ocasión de dos carreras cortas que inaugurarán la temporada 2022 de la Sprint Cup. También estará ahí el coche #46 con un nueve veces campeón del mundo de Moto GP al volante y, esta vez, atento a los garajes y con mucha más experiencia sobre cuatro ruedas.

Foto del autor

Sergi Merino Navarro

Aficionado desde pequeño a los motores, una visita al circuito de Montmeló me hizo querer más. Unos años después decidí dar un paso más e intentar transmitir el mundo del motor a través de palabras. Formado sobre el terreno con decenas de acreditaciones a eventos de ámbito nacional e internacional. Me podéis leer en El Acelerador, AFB Motorsport y entre las bambalinas de la Copa de España de Rallycross.

1 comentario en «Valentino Rossi, en la selva del GT World Challenge»

Los comentarios están cerrados.